Posibles efectos de la anestesia en FIV

El potencial impacto de los fármacos anestésicos sobre los resultados de las técnicas de RA no se conoce en profundidad.  Hasta el momento, no se han demostrado efectos teratogénicos y/o mutagénicos. Este hecho ha permitido el empleo de muchas técnicas y fármacos anestésicos, pero es necesario ser precavido.

Es innegable que el manejo anestésico puede interferir en los resultados de las técnicas de reproducción asistida. Por este motivo, el médico anestesiólogo debe procurar administrar la mínima dosis de fármacos posible y minimizar el tiempo de exposición. Obviamente, todo ello sin dejar de priorizar el confort de la paciente y el éxito de la intervención.

La interacción de los fármacos anestésicos con óvulos y embriones ha sido demostrada. Estos estudios se llevan a cabo principalmente en modelos animales por la dificultad o imposibilidad de su realización en seres humanos. Los efectos entre diferentes fármacos pueden variar notablemente. Además, el mismo fármaco puede tener efectos completamente distintos sobre gametos o sobre embriones, por ejemplo.

Entre otros, los fármacos anestésicos interactuarían con gametos y embriones a distintos niveles:

  • Podrían forzar la puesta en marcha de los procesos que se producen en el óvulo una vez éste ha sido fecundado por el espermatozoide. Cuando esta activación se produce como efecto de un agente externo y no de la fecundación por parte del espermatozoide, se conoce como activación partenogenética.
  • Cambios en la estructura de los lípidos de membrana y de las proteínas trans-membrana, encargadas de regular el tránsito entre el exterior e interior de la célula. Como consecuencia, se crearían alteraciones en el flujo de iones con el medio extracelular, necesario para la regulación de múltiples procesos. En el caso de los hombres, la integridad de la membrana plasmática y el flujo de iones es fundamental para la mobilidad de los espermatozoides.

¿Cómo evitar estos efectos?

Como en toda intervención, es fundamental realizar una correcta visita y valoración antes de la anestesia, así como la firma del correspondiente consentimiento informado.

Al no existir un protocolo definido para este tipo de intervenciones, quedará a criterio del facultativo el tipo y dosis de fármaco anestésico a usar.

En algunas ocasiones es posible realizar la punción ovárica bajo anestesia local. Se trata de una opción a valorar especialmente en el caso de respuestas ováricas bajas. Esta opción permite reducir los costes a la paciente y los posibles efectos de la anestesia sobre el éxito del proceso.

En el caso de realizar la recuperación ovárica bajo sedación, los principios activos más empleados son el fentanyl (alfetanyl o remifentanyl) con midazolam y propofol. Esto permite una recuperación rápida y una tasa de complicaciones muy baja.

Fuente: www.invitrotv.com